Navidades en Budapest (II): llegada y visitas de Pest

Budapest navidades

El día de ida poco podíamos aprovechar, pues llegábamos a Budapest a las 20.30. El vuelo de ryanair fue perfecto, sin ningún contratiempo. Las mochilas ni las miraron, dejaron pasar el otro bulto grande sin medir y fueron excepcionalmente simpáticos y atentos, imagino que la nueva imagen que quieren dar.

Una vez llegamos a Budapest, cambiamos en el aeropuerto a un cambio malísimo, lo justo para comprar en un taco de 10 viajes. En Budapest puedes optar por diferentes opciones para el transporte. Si quieres conocer todas ellas y saber cual es la opción que mejor se adapta a ti, saber qué medios de transporte hay, sus precios y las maneras de ir entre el aeropuerto y el centro o para acercarse a otra ciudad cercana como hicimos nosotros con Bratislava, sigue este enlace (en construcción).

Nosotros compramos en el Relay un taco de 10 viajes por 3000 florines y salimos del aeropuerto para coger el autobus 200E, que es el que te lleva hacia el centro. Nos montamos, validamos un ticket cada uno y hasta la última parada. Allí entramos al metro, validamos otro ticket y a esperar (en la calle!!) a que pasara el metro para llegar a nuestro hotel.

Allí empezamos a darnos cuenta que todo el mundo va super abrigado y no se quitan el gorro ni los guantes ni para el metro ni como veríamos los siguientes días, ni en el mercado, ni para comer en muchos fríos sitios.

Llegó el antiguo metro y en unos 20 minutos llegamos a la parada más céntrica, Deak Ferenc Ter, donde nos bajamos y vimos los primeros puestos de navidad y sus árboles iluminados.

Preciosa imagen junto con la sinagoga de noche. Subimos por la calle de la sinagoga hasta llegar a nuestro apartamento. Contentísimos con él, salimos a cenar y a descansar, que a partir de mañana tocaban unos días de no parar de andar!!

Budapest navidad

Día 2
Nos levantamos al día siguiente y tocaba visitar Pest, la parte de la ciudad donde teníamos el apartamento y la más concurrida. Pest era una ciudad independiente en la parte oriental del Danubio que se unió con Buda en 1873.

Nos vestimos cuales cebollas a base de capas, bufanda, guantes, gorro con orejeras.. pues el tiempo estaba entre -3º y 3º. Este primer día lo notamos bastante, íbamos congelados y se nota en las fotos la cara de helados que llevábamos, pero a partir del segundo día se lleva bien, ya que es un tipo de frío húmedo que llega a un punto de congelación en el que ya no te entra más frío y se puede pasar el día entero en la calle sin problemas, incluso comenzamos a entender a la gente que comía o cenaba en la calle y un día hasta nos animamos.

Lo primero fue ir a cambiar dinero y nos acercamos a una pequeña casa de cambio de color amarilla que habíamos leído como la más recomendada. Está en Bajcsy Zsilinszky út 5, un pelín alejada, pero fue el mejor cambio (y con diferencia) que encontramos en Budapest, pena de no haber cambiado más en ese momento.

A continuación, ya con florines en los bolsillos, bajamos la Bajcsy Zsilinszky hasta llegar a la Basílica de San Esteban. La basílica nos impresionó bastante más de lo que pensábamos. Un precioso edificio, el más alto edificio religioso de Hungría, de estilo neoclásico y que en su interior se conserva la reliquia más importante de la cristiandad húngara, la mano momificada rey Esteban I de Hungría, primer rey de Hungría y fundador de la iglesia húngara.

Budapest basilica

Además, la plaza de la Basílica estaba llena de puestos navideños, puestos de comida, árbol de navidad, luces y una minipista de patinaje. Un lugar precioso para pasar el tiempo, tanto de día, como sobretodo, de noche.

Una de las cosas famosas de Budapest, y de muchos países del este, es la gran cantidad de estatuas esparcidas por la ciudad. En una pequeña plaza, en una esquina, en pleno centro, en el lugar más inesperado.. allí encontrarás alguna.

Budapest estatuas

Nos acercamos al puente de las Cadenas, pero hoy había unas nubes tan bajas que no se distinguía Buda, ni la ciudadela ni el palacio ni casi el puente.. así que decidimos seguir nuestro camino y esperar a ver si mañana mejoraba que era el día que tocaba cruzar.

De allí fuimos a Vörösmarty tér, que en este momento navideño estaba completamente llena de puestos. Souvenirs, gorros, comida, vino caliente.. otro buen lugar para entretenerse y al que deberíamos pasar luego de noche.

Desde la plaza, parte la calle Vaci Utca, la más transitada de toda la ciudad y abarrotada de puestos, comercios, casas de cambio, restaurantes.. donde siempre hay gente. Hicimos un pequeño cambio a mitad de la calle para acercarnos a la plaza Ferenciek Tere donde se encuentra la Iglesia Franciscana conocida como Belvárosi Ferences Templom. El problema allí fue que la calle está totalmente levantada, igual que vimos otros días en la plaza al lado de la estación keleti o en el parlamento. Deben haber recibido dinero para obras en las calzadas y están trabajando en remodelarlas. Ninguna obra tocaba a los edificios que es lo que más molesta en la visita y las calles levantadas no eran molestia a excepción de la plaza del Parlamento.

Volvimos a la calle vaci utca hasta llegar a su otro extremo donde se encuentra el Mercado Central.

Budapest mercado

El mercado es otro de los lugares a los que se debe ir sí o sí en una visita a la ciudad. El entrar y ver tooodos esos puestos con las típicas comidas de allí y la gente comprando, ver y poder comprar la paprika, dulces, fiambres, etc.. y subir y tener en esa planta llena de puestos de souvenirs (lo mismo a un precio menor que en cualquier otro lugar de la ciudad) y con varios sitios para comer.

Nosotros decidimos probar en uno de sus puestos, elegimos una salchicha de allí, a la que acompañan con una exquisita salsa de mostaza y para beber una clásica jarra de medio litro de cerveza. La salchicha ya nos parecía grande a lo lejos, pero cuando nos dio a cada uno el plato, vimos que eran enooormes 😯 . Eso sí, riquísima, un gran acierto y además a muy buen precio!!

Budapest mercado

Bajamos de la planta superior después de haber comido y haber realizado las primeras compras y antes de salir nos paramos en un puesto de dulces, ya que vendían porciones enormes de tartas a lo que es al cambio 50 céntimos! Por supuesto que cayó la famosa tarta húngara Dobos, riquísima y salimos de allí completamente llenos.

Desde el mercado, subimos por la calle principal hasta llegar a la zona de Astoria y barrio judío. La calle, por la que pasan sus tranvías contiene muchas tiendas y locales de comida, al igual que imponentes edificios y bonitas iglesias.

Budapest

Lo más famoso del barrio judío es sin duda la Gran Sinagoga, en la calle Dohany, la mayor sinagoga en Europa y la segunda más grande del mundo.

Budapest

Su fachada es muy bonita y además en su patio exterior se encuentra el famoso árbol de la vida, memorial a los mártires judíos húngaros que fueron asesinados en la 2ª Guerra Mundial.

Budapest

En ese momento habíamos completado nuestra ruta circular y comenzaba a anochecer (sí a las 4 de la tarde ya era noche cerrada), por lo que decidimos volver hacia la Basílica y hacer el recorrido completo de puestos que recorre varias calles y plazas desde la basílica hasta el comienzo de la calle vaci utca.

Budapest

La Basílica de noche, iluminada, es aún más llamativa, el olor de los puestos de comida, las luces, los puestos y mucha gente recorriendo aquellos lugares le daba una magia inigualable.

Budapest

Pasamos por sus puestos, probamos su vino caliente (que por cierto, no me gustó nada) que lo toma allí el 95% de las personas que estaban, disfrutamos y dejamos pasar el tiempo perdiéndonos entre sus calles.

Budapest

Durante el día casi no había gente, pocos turistas, pocos húngaros, pero a partir de las 5 aparecía muchísima gente, llenando los puestos y disfrutando con la noche y las luces.

Budapest

Una vez recorrimos todos los puestos y totalmente satisfechos con la visita y el lugar, decidimos volver hacia casa, parándonos antes a cenar en un Kebab que se nos había antojado. Decir que si buscas un Kebab o si buscas cualquier lugar para comer, tranquilo, hay más que Stabucks en USA, varios por cada calle, una barbaridad de locales.

Y llegamos a casa, contentos con el día y algo cansados, así que a descansar que mañana tocaba andar mucho, cruzar varios puentes y subir la colina de Buda. De momento, la visita iba perfecta.

Anuncios

Publicado el 19 diciembre, 2014 en Europa, Hungría y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: